free templates joomla

Broche de oro

 

20221112 golega001

 

Una temporada así solo cabía cerrarla a lo grande. Como lo ha hecho Andrés Romero. Con una tarde de plenitud total, como si no fuera ya noviembre. Con la frescura y solvencia que ha ido a más en su campaña más determinante. En la que más ha toreado y en la que mejor también. Un año a fuego, si tregua alguna, de tirar muchas veces la moneda al aire, de salir a ganar y ganar porque sí. Pues igual hoy, en Golega, donde el onubense puso en pie los tendidos a base de entrega sin límites y de esplendorosa brillantez. 

 

Tuvo más opciones de lucirse con el primer toro de su par, del hierro de Paulo Caetano, que salió con pies aunque también buscando ponerse por delante, lo que el rejoneador su corregir a tiempo ya de salida con Golondrina. El temple como medicina infalible. Como luego en banderillas con Bucéfalo, la gran noticia del segundo tramo de la temporada. Dominó los terrenos con experiencia y seguridad, pisando terrenos comprometidos para luego, con Guajiro, poner la plaza boca abajo con sus quiebros imposibles que son la cerilla que prenden la emoción en los tendidos. Quiebros ajustados y arriesgados a los que el público reaccionaba con fervor. Salió Guajiro entre aplausos, ya descabalgado Andrés, en un merecido reconocimiento a un compañero siempre fiel y presto a sus órdenes. Infalible y fundamental.

 

Como era el último capítulo de la temporada, brindó Romero su toro de Passanha a todo su equipo al completo: chofer, mozos de cuadra, trenzadores, banderilleros, mozo de espada, ayuda, responsables de prensa y apoderados. Justo brindis antes de medirse a un enemigo de escaso juego, que fue a menos conforme avanzó la faena que comenzó con Copito. Dos farpas clavó llegando muy lento y muy cerca. Con Fuente Rey se hizo la locura en la plaza. Porque, aunque sin ritmo ni celo, lo cosió Andrés a la cola de su caballo y lo condujo de costado y por dentro para cambiarle los terrenos en espacios que parecían imposibles. Lo citó luego desde lejos para llegarle a la misma cara, quebrar y salir con elasticidad y estética. Y así en varias banderillas que fueron a más en todo. Pidió más la gente y sacó a Kabul, con el que tuvo literalmente que echarse encima del toro para clavar porque ya ni se movía. Su suave balanceo hizo las delicias del público que despidió al torero de Escacena del Campo con una fortísima ovación. La rúbrica a una tarde que condensa en sí misma al mejor Andrés Romero que emergió este año.

Ficha del Festejo
Plaza de Toros de GOLEGA. Casi lleno. Se lidian toros de PAULO CAETANO y PASSANHA
 
Moura Caetano: vuelta y vuelta
ANDRÉS ROMERO: vuelta y vuelta
Francisco F. Nuncio: vuelta y vuelta
 
  20221112-golega010.jpg 20221112-golega011.jpg 20221112-golega012.jpg 20221112-golega013.jpg 20221112-golega014.jpg 20221112-golega014b.jpg 20221112-golega015.jpg 20221112-golega016.jpg 20221112-golega017.jpg 20221112-golega018.jpg 20221112-golega019.jpg
 
logoNuevoTercio
contacto
comunicacion@andresromero.es
© Andrés Romero - Aviso Legal - Política de privacidad
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Aceptar Más información