free templates joomla

Lo gris que tanto pesa

20220907 elcasar010Lo gris del cielo de El Casar que arropó a la tarde se terminó haciendo en el ánimo de una corrida que no levantó el vuelo de la brillantez por más que Andrés Romero puso todo de su parte para ello. Y eso que el primero de sus toros de El Madroñal apuntó virtudes de las buenas, al menos, hasta que se apagó mediada la faena. Tuvo ritmo y calidad, pero se desfondó. Nada que ver con el segundo de su par y, menos aún, con el quinto lidiado en colleras. Ambos fueron como arrojar más gris a una tarde fría en todos los sentidos.

 

Su primero fue, dicho queda, un toro con clase y un ritmo excelente, al que recibió a portagayola con Copito para clavar según salía, sin más probaturas. Lo fijó enseguida sobre la grupa, a la que el ejemplar de El Madroñal persiguió con calidad y mucho temple, lo que permitió a Andrés disfrutar mucho doblándose con él. Así las cosas, sacó a Meridio para torearlo de costado, muy hilado, muy metido en el mando de la cabalgadura y dejó dos banderillas de frente, especialmente buena y jaleada por el público la segunda de ellas, y salió con piruetas muy en la cara del burel y ejecutadas muy despacio aprovechando el buen son del animal. Que se apagó a partir de ahí, se emplazó en los medios, pero venido a menos, lo que complicó mucho la labor con Guajiro. Esperaba mucho el toro, no acometía y deshacía los embroques que pretendía Romero, que cuando clavó fue a base de llegarle mucho a la cara. Tras las cortas, cobró un rejón que no fue suficiente y que le obligó a tomar también el descabello, lo que frustró la posibilidad de premio para el onubense.

 

Menos opciones claras de triunfo le brindó su segundo, que se desentendió del envite que le planteó el jinete a esperarlo a portagayola con el marsellés a lomos de Golondrina. Salió como ya fue en adelante, reservón y sin celo, a la defensiva. Lo mejor vino en banderillas con Fuente Rey, aunque el astado de El Madroñal acudió a arreones, sobre todo, en el toreo de costado, lo que reclamó de Andrés Romero agilidad para evitar que alcanzara la cabalgadura. No le volvió la cara y expuso llegándole mucho a los pitones para clavar. Las reservas del toro fueron a más, lo que no permitió nunca que la faena rompiera. Incluso, hasta el punto de dificultar hasta el extremo el intento del torero de clavar con Farrugia a caballo parado. Tras las cortas con Chamán, pinchó dos veces con el rejón de muerte, a pesar de lo cual le pidió el público la oreja concedida.

 

Tampoco sirvió el sobrero lidiado como quinto bis al ser devuelto el titular y cuya lidia compartió Romero con Sebastián Fernández. Un toro soso, sin celo y, por tanto, sin transmisión también frente al que ambos jinetes lo intentaron todo sin encontrar correspondencia ni en el ruedo ni el tendido. Andrés participó de esta lidia con Obelisco de salida, que estuvo muy templado, Kabul en banderillas y de nuevo Chamán en el último tercio.

Ficha del Festejo
Plaza de Toros de EL CASAR. Casi lleno. Se lidian toros de EL MADROÑAL
 
ANDRÉS ROMERO: silencio y oreja
Sebastián Fernández: oreja y oreja
Romero-Fernández: silencio
 
Foto DÍAZ VIEJO
logoNuevoTercio
contacto
comunicacion@andresromero.es
© Andrés Romero - Aviso Legal - Política de privacidad
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Aceptar Más información