free templates joomla

Andrés Romero se rehace en Montijo

20211003 montijo010Hoy era un día duro. Pasara lo que pasara, era un día duro. Por el recuerdo de Máximo, por el dolor de su pérdida. Llevará tiempo que la herida escueza menos. Pero tocaba volver. Volver y seguir para coronar una temporada que sigue siendo excepcional y en la que Andrés Romero ha firmado un nuevo capítulo de solidez, de capacidad, de madurez, de entereza y de solvencia. Ha ayudado mucho sentir el cariño del público y de los compañeros, expresado, no solo en las ovaciones y la receptividad de la gente, sino también en brindis tan cariñosos como el de Luis Rouxinol jr. No cabe duda que el rejoneador onubense está en el corazón de Portugal.

 

Y pudo devolver Andrés ese cariño, sobre todo, en su faena al cuarto de la tarde, un toro con movilidad que fue caldo de cultivo ideal para que sacara de dentro cuanto dentro llevaba. Y no se dio ni un ápice de tregua. Recibió al toro con Golondrina, que volvió a demostrar sus posibilidades a pesar de su juventud. Salió algo distraído el astado, pero lo enceló Romero a fuerza de dejárselo llevar y luego sostenerle el ritmo para fijar su embestida. Dio resultado, así que prolongó la clave ya en banderillas con Caimán a la hora de coserlo y conducirlo de costado por dentro. El broche fue de Guajiro, que está completando un año extraordinario y que hoy aportó de nuevo ese plus de verdad, de pureza y de espectacularidad que le es propio. Andrés Romero puso a hervir la plaza en cada quiebro y en la pirueta que le seguía. Conexión total del onubense con el tendido para coronar otra espléndida actuación. 

 

Su primero fue un toro que no le ayudó mucho. De hecho, le ayudó muy poco. Fue un toro que manseó con evidencia y que pronto se apostó en los terrenos de su querencia. No tiró la toalla Andrés, que le insistió una y otra vez para ganarle la pelea. Lo paró con clase con Distinto y clavó dos farpas. Intentó en banderillas encelarlo con Caimán llegándole mucho para así calentarlo, pero hizo el astado caso omiso. Fue, entonces, el turno de Kabul, experto en consentir e imponerse a enemigos complejos como éste. Tocó plantar batalla en los terrenos de dentro y ahí la dio el jinete de Huelva, inconformista y ambicioso. Sonó la música y se entregó el público en correspondencia con su entrega. La vuelta al ruedo, muy aplaudida, fue el justo corolario.

Ficha del Festejo
Plaza de Toros de MONTIJO. Dos tercios de palza dentro del aforo permitido. Se lidian toros de ALVES INÁCIO
 
ANDRÉS ROMERO: vuelta y vuelta, ambas muy aplaudidas
Luis Rouxinol jr: vuelta y vuelta
Antonio Prates: vuelta y vuelta
 
logoNuevoTercio
contacto
comunicacion@andresromero.es
© Andrés Romero - Aviso Legal - Política de privacidad
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Aceptar Más información