free templates joomla

Apabullante en Montoro

20191007 montoro01Cuando más le dolía todo el cuerpo, cuando todo su entorno le aconsejaba que era mejor parar para restablecer tantas heridas de aquella noche en El Puerto, él decidió seguir desde el convencimiento que era su momento. Que se encontraba bien: fresco, fuerte, brillante, lúcido, capaz, inspirado. Y aún con las heridas abiertas y todo el cuerpo doliéndole, Andrés Romero se guió únicamente de su instinto y siguió adelante, el único camino que conoce. Y adelante sigue: rematando una temporada tan dura, tan reforzadora, tan exigente, tan determinante. Hoy ha demostrado en Montoro que, como suele decirse por estos lares de la vida, ve toro por todas partes. Se nota que Andrés está disfrutando en la plaza, que se siente seguro, con más recursos que nunca. Hoy ha cuajado por completo a sus dos toros de Passanha, que se han movido y que han pedido oficio delante de ellos.

 

Andrés Romero se aseguró la puerta grande a las primeras de cambio después de desorejar a su primer ejemplar, al que recibió a portagayola con el marsellés montando a Montes en una incontestable declaración de intenciones. Fue noble el burel y el onubense lo aprovechó para dejárselo llegar muy cerca con Caimán, con el que se lo cosió al estribo y lo condujo ajustado y templado. Guajiro –soberbio hoy- prendió las llamas de la emoción máxima en cada quiebro, en cada batida tan al límite y en las piruetas de salida sintiendo el calor de la inminencia de los pitones. Tras abrochar la faena con las cortas con Chamán, mató certero y le concedieron las dos orejas.

 

Le pidió una más el público en el quinto, pero el palco no atendió la petición. Recibió de salida al cuatreño de Passanha a lomos de Máximo, con el que el rejoneador tuvo la virtud de encelar y encender la distraída salida del animal, que tuvo buena condición y eso le vino como anillo al dedo para firmar otra faena sobresaliente a partir de la clase innata de Fuente Rey, el dominio de los terrenos y lidiador de Kabul, la espectacularidad de Jerjes y, una vez más, la eficacia y templanza de Remate. Pinchó antes del rejón definitivo y eso le impidió redondear la tarde en lo numérico. Que en lo cierto, en lo tangible, en lo evidente, sí que fue redonda. Otra más.

Ficha del Festejo
Plaza de Toros de MONTORO. Tres cuartos de entrada. Se lidian toros de PASSANHA
 
Moura Caetano: oreja y oreja
ANDRÉS ROMERO: dos orejas y ovación tras petición
Lea Viçens: oreja y dos orejas
logoNuevoTercio
contacto
comunicacion@andresromero.es
© Andrés Romero - Aviso Legal - Política de privacidad
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Aceptar Más información